viernes, 1 de julio de 2016

Latidos, Javier Ruescas y Francesc Miralles

Título: Latidos
Autores: Javier Ruescas y Francesc Miralles.
Editorial: SM
Número de páginas: 224
Sinopsis:
¿Y si la persona correcta... estuviera a la distancia equivocada? Una novela escrita al cien por cien en mensajes cortos... ¡y alguna que otra sorpresa!
Remo acaba de cruzarse con Carol en el aeropuerto. ¿Lo bueno? Han conectado. ¿Lo malo? Remo va de camino a Los Ángeles para tomarse un año sabático mientras que Carol viaja a Japón para vivir con su padre. ¿Qué puede pasar entre dos desconocidos que están en la otra punta del mundo? ¿Qué pueden saber el uno del otro por las fotos que cuelgan en HeartPic o las entradas que escriben en BlogBits? ¿Y por qué cada vez que reciben un mensaje en HeartBits su corazón parece dejar de latir?
Opinión personal:


CAROL_ 12:54

Te propongo un juego

para demostrarte que aún

puedes confiar en el amor.

REMO_ 20:54

Me has perdido

con la última palabra.

Lo siento.

CAROL_12:54

Lo llamaremos “Proyecto Latidos”.

Deberás hacerte varias preguntas

con cada chica que conozcas.

Y si alguna da positivo en todas, ¡bingo!

REMO_20:54

En serio, Carol…

CAROL_12:54

Mira, sé que te conozco poco,

pero estoy segura de que

puedes volver a enamorarte.

¿Qué te parece?

REMO_20:55

Que me temo que tienes razón…

CAROL_12:55

Jeje, ¡lo sé!

REMO_20:55

Me conoces demasiado poco.

REMO SE HA DESCONECTADO.
Latidos es la segunda parte de Pulsaciones, libro escrito por Javier Ruescas y Francesc Miralles a cuatro manos que nos vuelve a sorprender gratamente con ese formato tan peculiar del que ya os hablé con anterioridad.
En este libro, sin embargo, se nos cuenta una nueva historia (diferente a la del primer libro) de la mano de Remo y Carol, quienes debido al retraso de los aviones que van a coger, se acaban conociendo por casualidad en el aeropuerto.

Ambos concuerdan muy bien, se comprenden, tienen gustos parecidos y poco a poco se van encariñando el uno del otro, pero a través de los mensajes que se envían ya que les separan cientos de kilómetros.

El destino de Remo era Los Ángeles, donde a donde se dirige para aprender inglés, trabajar y para remendar su corazón roto. Por otro lado, el destino de Carol era Tokio, a donde tras la muerte de su madre tiene que mudarse para vivir con su padre.

La trama ocurre de manera natural
, es decir, no van sucediendo los hechos de una manera demasiado precipitada, lo que hace que la historia sea más verosímil.  No obstante, la trama me ha parecido un tanto cliché, lo que ha hecho que fuera muy predecible (a veces demasiado).

En cuanto a los personajes, al igual que en Pulsaciones, están muy bien definidos a través de sus palabras (lo que me sigue sorprendiendo).

En conclusión, un libro cuyo formato sigue atrayéndome, con unos personajes muy bien definidos pero con una historia un poco floja.